Épica Zombie

Los muertos vivientes son mencionados ya en la tablilla VI de la “Epopeya de Gilgamesh”, el texto épico más antiguo conocido, redactado en torno a 1100 a.C.
En esta parte de la historia se narra como el rey Gilgamesh y su amigo Enkidu regresan a Uruk tras matar al gigante Humbaba. Es entonces cuando la diosa Ishtar se encapricha del héroe e intenta seducirlo, pero Gilgamesh la rechaza con rudeza, reprochándole su carácter voluble y traicionero.
Despechada, Ishtar va ver a su anciano padre, el dios Anu, al que coacciona para que le entregue el Toro del Cielo:

"Ishtar abrió la boca para hablar,
y le dice a Anu, su padre:
- ¡Padre: haz el favor de darme el Toro del Cielo,
que quiero matar a Gilgamesh en su morada!
Si no me das el Toro del Cielo -
¡voy a hacer trizas [el Submundo,]
con todas sus dependencias;
voy a arrasar la junquera hasta el fondo;
voy a subir a los muertos
para que se coman a los vivos,
y, a los vivos,
les van a superar los muertos!"

Presionado por las amenazas de su hija, Anu le da las riendas del Toro, que es liberado en los alrededores de Uruk, causando una gran destrucción. Gilgamesh y Enkidu reaccionan rápidamente, consiguen someter a la bestia, y el propio rey la remata.
Después Enkidu humilla a Ishtar, con lo que se gana la enemistad de los dioses y la maldición de una muerte prematura.

De esta forma los zombies se quedan en un “quiero-pero-no-puedo” como los planes de dominación mundial de los enemigos de James Bond, abortados por una conveniente explosión en el último momento.

Pero “y si…?” (no relacionado de ninguna manera con los “What if…?” de Marvel)

¿Y si Anu se hubiese mantenido firme en su negativa ante las demandas de su hija?

¿Y si ésta hubiese liberado sus hordas de no-muertos sobre Uruk?

¿Y si Enkidu se hubiese convertido en el campeón de Ishtar al frente de su ejército de pesadilla?

Es el momento de que Gilgamesh se enfrente a su mayor reto; ni el gigante Humbaba, ni el Toro del Cielo, ni la búsqueda del secreto de la inmortalidad, ni leches, es hora de…

GILGAMESH VS THE WALKING DEAD

(Agradecimientos especiales a Chenko por la imagen y sus consejos)

1 comentarios:

Inés dijo...

Hay que ver, así que la cosa viene de lejos. Pobre Gilgamesh. Y menudo mal de amores tenía la Ishtar esa, en Salsa Rosa se la rifarían.

Buen trabajo!!